|ANÁLISIS| Héctor Tapia no da el ancho

El técnico Albo parece haber perdido el rumbo

Colo Colo perdió 3-4 ante Deportes Antofagasta después de ir ganando cómodamente por 3-1, siendo lo sorpresivo sólo el hecho en sí, ya que por lo que estaba pasando en cancha era del todo probable que el cuadro puma diera vuelta el marcador pero Héctor Tapia no se percató.

El Cacique salió con un 4-2-3-1 a la cancha del Monumental sin Valdivia por una dolencia y Paredes por acumulación de tarjetas, formación del gusto de Tito ante ausencia de punteros en el plantel que le impiden jugar con un 4-3-3.

También puedes leer: Los dos referentes Albos que se irían a fin de año

La fórmula a Héctor Tapia le funcionó en el primer tiempo, con Valdés filtrando pelotas y Morales aprovechando su velocidad para correr por la banda izquierda, provocando el autogol de Astaburuaga para el segundo tanto albo del match (antes había anotado de cabeza tras perfecto centro de tiro libre de Pinares). Incluso Fierro, uno de los más criticados por la hinchada por su presente, tiró varios centros buenos y uno de ellos dejó solo a Lucas Barrios, que increíblemente mandó el balón afuera con la portería a disposición.
Hasta entonces Antofagasta no había mostrado todo lo bueno que ha hecho en el torneo y apareció recién con el penal de Ciampichetti. Zaldivia aumentó para los albos y así se fueron al descanso con el 3-1 parcial.

En el segundo tiempo Ameli sacó a Felipe Flores por Jason Flores y cambió a Eduard Bello de banda. Colo Colo bajó el ritmo y aunque iba ganando, todo indicaba que Antofagasta iba a volver a descontar.

El DT puma buscó salir de la situación compleja en la que estaba metido y echó sus cartas a la mesa, en cambio la respuesta del entrenador local nunca llegó. Valdés y Fierro sintieron el desgaste por la edad y presente físico de ambos y no por acumulación de partidos. Sin embargo, la primera intervención de Tapia fue sacar a Baeza por Carmona por supuesto agotamiento del angelino o simplemente por hacer un cambio, teniendo en cuenta que había recibido amarilla.

Lo peor llegaría después, con Damián Pérez en la línea de banda esperando por ingresar, el “Torta” Opazo toma la pelota para un sacar un lateral, sin pensar que iba a ser sustituido. No dio ningún indicio de cansancio, pero salió igual, costándole muy caro a Colo Colo.

Augusto Barrios (que había entrado hace unos minutos) y Flores desbordaron por la banda de Pérez y los centros terminaron en goles con Fierro preocupándose más por la marca que le correspondía a Zaldivia que la suya misma.

Lo que le pasó a Colo Colo con Antofagasta no es algo nuevo para este cuerpo técnico. Ya habían vivido lo tormentoso que es que le den vuelta el resultado en el segundo tiempo. Contra Unión Española en Santa Laura, el Cacique perdió por 2-3 después de estar arriba por dos goles.

Ese partido con los hispanos fue parecido al de este domingo: Colo Colo realizando un buen primer tiempo, pero sin ratificarlo en el complemento. Héctor Tapia usó contra Unión el 4-2-3-1 tal como lo hizo con los pumas (con distintos nombres, claro). Esa formación también la utilizó contra Unión La Calera de local, Delfín, etc. En los encuentros mencionados, Colo Colo realizó una buena primera mitad, pero en el segundo tiempo el equipo se cayó en lo físico. Tapia lo reconoció en la conferencia de prensa de ayer y ocupó esa misma palabra.

Cuando Tapia sale con un 4-3-2-1 Colo Colo logra encontrar funcionamiento en el primer tiempo, el problema que en el segundo el equipo se cae y carece de estrategia para revertir el mal momento. Es responsabilidad del cuerpo técnico de dar con la fórmula para proteger la ventaja y más aún cuando en este campeonato el equipo ya había experimentado ese síntoma.

Lo que le pasó con Antofagasta no es nada nuevo, lo había sufrido contra Unión Española. Por eso es sorprendente que el DT caiga en los mismos errores. Contra los rojos Tapia sacó a Baeza cuando el volante estaba jugando bien y entró a Valdés, dejando prácticamente solo a Carmona en las labores de quite. Palermo metió a Israel Poblete y le cambió la cara al partido, algo parecido al ingreso de Flores en Antofagasta.

A veces pareciera que los cambios de Héctor Tapia son por hacer, puestos por puestos y pensando más en el siguiente partido cuando aún no tiene resuelto el que está disputando. Eso me parece una irresponsabilidad y no de un técnico que dirige a un equipo profesional. Tito complica su continuidad y ni un milagro en la vuelta con Palmeiras lo salvaría de su mala campaña en su segundo ciclo como estratega colocolino.

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?