COLUMNA | El corazón del equipo

Autor | Oscar Ponce Gaete, ‘Oscarito’
Imagen: Dale Albo

En un partido que se vio un equipo renovado y con mas actitud, hubo un jugador que se llevo por lejos el premio al mejor  del partido (mi humilde opinión) mostrando fiereza en la recuperación y una exquisita técnica en la salida, desahogo y nutrió al equipo de momentos de futbol que hace mucho rato no se veía en Colo Colo.

En un estrecho partido jugado este domingo en el Estadio Monumental David Arellano en contra de Ñublense en el cual el equipo popular se impuso por 2-1 con dos goles de Esteban Paredes, marcador que nos permite avanzar a la siguiente ronda de Copa Chile me permitió mirar y hacer un seguimiento a Esteban Pavez el cual tuvo un partido redondo que quizás en algún momento podría haberlo coronado con un gol en su cuenta personal pero por cosas del destino no se dio.

A los pocos minutos de haber comenzado el partido se vio a un numero 8 de Colo Colo muy activo que mostraba su garra corriendo cada pelota como si fuera la ultima de su vida. En las pausas que tuvo el encuentro hablaba con sus compañeros e impartia instrucciones con sus pares. Hoy me fije en alguien que hace un trabajo silencioso o el muy mal llamado trabajo sucio, pero también entendí que hacer este trabajo no es nada fácil se necesita un corazón tremendo y una condición física excepcional.

Corrio por todos sus compañeros, desahogo en innumerables oportunidades el medio campo albo, en cada pelota que Colo Colo tenia que recuperar en el medio campo estaba metido Esteban Pavez, Se enojo cuando sus compañeros fallaron pases o se perdieron goles pero el nunca bajo los brazos, siguió corriendo y disputando cada pelota para poder ganar el encuentro.

En el momento que Colo Colo ganaba 1-0 (gol de Esteban Paredes) llego el empate de Ñublense de una pelota parada. Esteban Pavez  se encargo de alentar a sus compañeros e impulsarlos a encontrar el gol del triunfo, el cual llego en el segundo tiempo y aunque el partido no estaba cerrado le daba una tranquilidad al equipo para poder manejar lo que quedaba de encuentro.

Cuando quedaban aproximadamente 10 minutos de partido Estaban Pavez miro a la banca pidiendo cambio, se veía extenuado por el gran trajin que había tenido durante los 80 minutos que llevaba de recorrido el partido, la respuesta fue negativa y le pidieron que aguantara que no quedaba mucho a lo que el asintió con la cabeza y siguió corriendo para mantener la ventaja alcanzada con un golazo de su tocayo Esteban Paredes.

Espero que nuestro gran 8 siga manteniendo su nivel en el equipo para que siga siendo un titular indiscutido y ojala se transforme en un referente albo, como hincha de Colo Colo quiero agradecer tu gran entrega y tu corazón en cada partido por que me queda clarísimo que como a todo seguidor de Colo Colo no te gusta perder. Se que muchos te mataron cuando cometiste algún error el cual nos costo caro pero seamos serios esto es futbol y siempre nuestros jugadores estarán expuesto a este tipo de situaciones.

Hoy fuiste el mejor simplemente un crack del medio campo.

 

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?