|COLUMNA| Llevo 8 años esperando este partido…

Autor | Sebastián Ibarra

Imagen extraída de la cuarta

8 años ya han pasado de aquella noche, la recuerdo como si fuera hoy… Era mi primera final, el periplo para conseguir aquella anhelada entrada fue duro. En plena revolución pingüina, la fecha perfecta, me arranqué un día para tener esa ticket. Llegué temprano, pero más temprano llegaron miles de hinchas. En la fila, lejos, se veía difícil, pero de ahí no me movería sin mi entrada. Pasó la tarde y cada vez la espera se hacía mayor, temía por no lograr el objetivo, por no estar en ese partido, pero ese día estaba con la suerte de mi lado. Cerca de las 4 de la tarde, llegué al mesón, pagué, era feliz… Salí con mi entrada. Cinco minutos después desde adentro se escuchó “No hay más entradas”.

Llegó el día, la cita era a las 19:30 en el estadio Sausalito, obvio, como buen futbolero uno sabe que al menos debe llegar un par de horas antes para aquellos partidos… Así fue, a las 5:30 ya estaba en el estadio, otra buena decisión, a las 19:00 horas el estadio se cerró y miles de colocolinos quedaron sin asistir al que podía ser el día de la gloria máxima.

Minuto 49’ un Miralles inspirado, sin saber aún que a la misma camiseta que le marcaba, sería su mejor casa, ponía el parcial 1-0. No pasa nada, esto recién comienza, lance al aire, la esperanza no claudica. Minuto 70’ la “liebre” Riveros, con su pegada exquisita nos clavaba un puñal a todos, 2 a 0, el sueño peligraba y mucho… Llegó el fatídico minuto 77’ nuevamente Miralles, el sueño simplemente se esfumó, ya no habia vuelta atrás.

Hace 8 años perdíamos el pentacampeonato a manos del Everton de Acosta, esa quinta estrella que era la ilusión de todos, esa que nunca nadie consiguió, esa que era el sueño. Hace 8 años yo, perdía mi primera final, eso no se olvida, me quedé en la cancha, llorando, por al lado mío pasaba la gente, como si fuera un partido más, lamentándose, claro, pero solo un partido más, yo lloraba, desconsolado y sin miedo a decirlo, ese día sufrí mi primera gran pena.

No me da miedo decirlo, no tengo porque ocultarlo, siento que somos muchos los que así lo pensamos… Llevo 8 años esperando este partido, llevo 8 años esperando la revancha, sacarme los puñales que me clavaron aquella noche en Viña del Mar, llevo 8 años deseando que llegara este día, ese día. El 14 de Diciembre es el día escogido, ese día espero por fin lavar la herida, esa que llevo desde hace 8 años. El fútbol siempre da revancha, siempre, a veces demora más de lo que quisiéramos, pero llega y esta vez llego la nuestra. Muchachos, esto es por la gente, por el club, por ustedes, saquen este espina que muchos llevamos dentro, la copa Chile es el objetivo, Everton el rival y ganar hoy es una obligación.

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?