|COLUMNA| Roja Esperanza

Imagen: ANFP
Autor | Nicolás Basaure
No soy de triunfos morales, pero esta vez estoy con Chile. Mi respeto a Pizzi, eso fue lo que escribí en mis redes sociales una vez terminado el partido con Argentina, una frase que puede causar escozor en aquellos jóvenes que piensan que Chile debió empatar o incluso ganar a una de las argentinas más débiles de la historia, y como no, si estos chicos han crecido bajo el alero de una selección ganadora, llena de logros personales e individualidades; no obstante yo mantengo lo dicho, y no por el hecho de querer llevar la contra ni nada por el estilo, sino porque soy de aquellos que vio a muchas selecciones anteriores enfrentar este tipo de partidos buscando el mal menor, perder por poco o no pasar una vergüenza era la consigna, y la verdad ese concepto estaba tan arraigado que pocos cuestionaban esa forma, el fin último era conseguir clasificaciones, las que terminaban siendo el parámetro para determinar un éxito o fracaso de un proceso.

Bielsa fue el punto de inflexión, tras él se ha ido madurando una idea mucho más exitista, que como hinchas nos hace ser cada vez más críticos y exigentes, exigencia que se hacía mayor (al menos de mi parte) al cuerpo técnico actual de la selección, ya que debía mantener o mejorar el nivel mostrado por su antecesor Sampaoli, la obtención de la Copa América Centenario fue su carta de presentación, una validación no menor que le permitió poder trabajar tranquilo durante un largo tiempo, periodo que trajo consigo las primeras críticas a su gestión tras sendas derrotas frente a Paraguay y Ecuador y un magro empate frente a Colombia, todos partidos jugados en condición de visita y todos con un denominador común: “esquema diferente al utilizado de local”.
Argentina de visita era el partido que venía y Pizzi lo supo enfrentar, devolviéndole la esencia a la selección, que es la de confiar en sí mismos y enfrentar sus duelos con la misma idea en cualquier cancha del mundo, la idea se plasmó a la perfección, algo que no sirvió de mucho si consideramos que la cosecha de nuestra selección en su paso por la cancha del Monumental de River fue nula, no obstante lo mostrado no me hace más que tener esa roja esperanza.

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?

Botón volver arriba
Cerrar