|COLUMNA| Un juego de hombres grandes.

Desde el sillón.
Autor | Alberto Salazar 

Horrendo empate ante Huachipato, tanto por cómo se jugó y a la vista de los resultados. La tabla de posiciones se compactó y comenzaron a aparecer equipos que llamaremos “The walking dead”, muertos vivientes que salieron de sus tumbas para complicar la existencia del resto.

Lo de Colo-Colo fue muy feo el sábado. Se vio un equipo flojo, sin ideas de 3/4 de cancha hacia arriba, ni la sombra de aquel equipo que venía imponiéndose siempre con autoridad.

Ahora, después del receso por la selección, que esperemos pueda traer un buen resultado desde Argentina, se vienen 2 partidos claves para las aspiraciones (hola, don Aníbal) del cacique. Iquique y el equipo que alienta a su barra.

Uno que viene peleando desde el comienzo y un Walking Dead. Dos equipos que en el papel pueden complicarnos.

Si, dejemos la soberbia de lado y tengamos claro que incluso los de azul podrían amargarnos el tranco que traemos en el torneo.

Y en estos partidos que vienen es cuando el albo deberá demostrar alma de campeón. Jerarquía. En esta pasada dependeremos mucho del nivel de los hombres avezados, de los grandes, aquellos que ya se han jugado partidos de alto nivel de presión y han sabido sacarlos adelante.

Los jóvenes y su talento claro que ayudan pero la inteligencia y la calma de los grandes es la clave, creo, para estos partidos. La seguridad, la confianza. El tocar esa primera pelota y decir: esto lo ganamos sí o sí. Esa función se la llevan los de mayor recorrido.

Esteban Efraín con algún tiro al arco, haciendo pasar susto al rival y gritando “vamos, mierda”, Julio Alberto Barroso quitándole la pelota a todo lo que pase por su lado y haciendo el gestito de mantener la calma, Pavez dando alguna chuleta moderada pero marcando territorio. Eso es lo que hacen estos jugadores cuando son importantes y tienen calidad, se imponen en base a su experiencia y talento.  Basta recordar a un tal Marcelo Fabián Espina, un señor que algo sabía con la pelotita, y como manejaba los tiempos y presionaba en las decisiones de los de negro, jejeje.

Esos jugadores son los que se necesitarán en esta pasada. Porque ellos serán los que le dirán al resto del equipo “ya, weones, esto lo ganamos nosotros, ustedes ayúdennos un poco”.

El fútbol es un juego de equipo, eso lo sabemos, pero las grandes campañas necesitan pilares fuertes. En ellos descansan los que están recién aprendiendo. Y el cacique cuenta con esos pilares en todas sus líneas.

Es por eso que existe confianza. Un mal partido lo tiene cualquiera. Recuperarse de eso y volver al alto nivel que se estaba mostrando nos dejará con grandes chances de pasar estos obstáculos y perfilarnos definitivamente como el principal candidato al título. En realidad, siempre debemos ser el mayor candidato a campeonar. Así lo amerita la historia.

Confiemos en nuestros hombres grandes y talentosos, pero dejemos la soberbia de lado. No es necesaria. Mientras más firmes estén nuestros pies y los de nuestros jugadores en la tierra, más fácil será llegar al objetivo final de levantar el trofeo de campeón. Dejemos que otros escupan al cielo. Ya sabemos lo que les pasa.

 

Aguante Colo-Colo, hermanos y hermanas del albo.

 

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?