CON LA CAMISETA PUESTA | Buscando la profundidad del BICampeonato

Autor | Javier Contreras 

Qué escribir en una semana donde se corona una gran generación de futbolistas como bicampeones de América, qué reflexión hacer, qué ángulo tomar, qué relevancia o perspectiva puede influir o recalcar alguna de las miles de ideas que dejará este nuevo hito en el fútbol chileno. Me aburrí de decir hasta el cansancio que ojalá se ganara en cancha, no se pudo y se ganó como el año pasado, pero con un final más apretado. Qué Pizzi le doblo la mano a los que lo criticaban, qué Chile es un equipo que juega en jauría, qué Argentina no puede con su obligación de ser campeón, qué fue un show el arbitraje del brasilero o, lo peor, qué la renuncia de  Messi es sólo un voladero de luces para distraer a la exitista prensa trasandina de los problemas dirigenciales. En realidad hay algo peor, que nuestro amado Colo-Colo, equipo más ganador de la historia de nuestro balompié, no pueda impregnarse de este momento y pueda también reconquistar la cima de América.

BUSCANDO LA PROFUNDIDAD DEL BICAMPEONATO 3

Yo estoy en pleno Buenos Aires sin aceptar ninguna invitación a ver el partido, sin quererlo formé un cábala que es verlo con mi compañera por la señal de gol caracol, los primeros minutos por la radio argentina y tomando fernet, que no es que me guste pero cómo dije sin quererlo la cábala me tomó a mí. Sufriendo, disfrutando y al final con una gran sonrisa en la cara. Pero a pesar de vivirlo como cualquiera,  no nos vamos a quedar en la estupidez de insultar a los argentinos, no vamos a creer que somos un equipo que puede mirar para abajo a los demás, vamos a ir más allá y analizar a fondo. Los clubes locales llevan años marcando las peores campañas internacionales, la Anfp está llena de ladrones que sólo buscan más plata, equipos que por dinero no pueden estar en la categoría que se ganaron deportivamente y así podemos seguir. A pesar de todo, estos jugadores se mataron por sus convicciones, se mantuvieron firme junto a los criticados y fueron un equipo. Aquí creo que llegamos a un punto clímax, porque creo que es lo único que hace la diferencia entre las dos selecciones y como enseñó Bielsa, un equipo siempre podrá más que las individualidades, por último como equipo con convicciones claras te puedes apoyar en la derrota. Argentina teniendo una gran camada se centra en un jugador y no porque él quiera, sino porque el sistema que transforma esto en un negocio necesita un rostro para vender portadas o lo que sea. Al otro día como cualquiera me compré el diario Olé y entre un montón de páginas alternadas por publicidad, sólo pude encontrar una escueta columna hecha por Caparrós donde apelaba a la pasión con que nos toma esta tonterita utilizada por los peores agentes del neoliberalismo, todas las demás centradas en cualquier cosa sin esa profundidad que busco. Por otro lado Guarello, siendo un poco más generoso que sus colegas del Olé, dando por perdida su discusión de la semana porque Bravo le tapó la boca como a tantos otros y mejor aún, Abarzúa esperando la mano de Pizzi que aún no se marca en la selección, aunque para mí está en el equilibrio defensivo, citando al enviado argentino del The Guardian. Ahí el argentino habla de una manada de lobos, yo preferí ponerle jauría, súper depredadora, con una fortaleza mental que nunca tuvimos y que hoy es nuestro sello a la altura del jogo bonito y la garra charrúa.

BUSCANDO LA PROFUNDIDAD DEL BICAMPEONATO 2

Después de todo yo también estoy esperanzado con ver la renovación que puede generar Pizzi y lo que puede venir, claro que dejo claro que no nos vamos a quedar con lo fácil. No vamos a repetir como loros porque esto es fútbol, algo simple que a la vez es muy profundo y eso lo puede explicar mejor Caparrós. Vamos a ver más allá y vamos a valorar lo positivo que nos puede dejar a nuestros pueblos. Unidos se pueden lograr cosas, ya lo dijo Arellano y hoy se confirma con triunfos. Dios quiera que esto chorree y los de blanco entiendan que unidos pueden más.

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?