CON LA CAMISETA PUESTA | ¡Vamos Cacique!

Autor | Javier Sepúlveda

Imagen: T13

Volvió el cacique a la competencia oficial y a pesar de haber dedicado mi última columna a criticar el trabajo de José Luis Sierra, para mí fue una gran sorpresa la salida del técnico. Siempre tuve la impresión de que El “Coto” era un empleado sumiso, esa impresión nació gracias a su pasado con Segovia y se fue concretando con su continua conformidad frente a la gestión de la concesionaria. Si hubiese tenido que especular, nunca habría pensado en una renuncia y me hubiese inclinado más porque lo echaban en la cuarta fecha, ahora al parecer trago mierda hasta explotar y se fue. Sin querer defender al técnico, hay que dejar claro que este impasse es otra muestra de la triste gestión de don Aníbal.

Imagen: PuraNoticia
Imagen: PuraNoticia

Claramente yo encontraba una falta de trabajo en lo propuesto por Sierra y al parecer, por los chismes que se han filtrado, tiene que ver con su falta de liderazgo frente a este plantel de peso. Tenemos que tener en cuenta, que el entrenador que venga además de poner a trabajar a las vacas sagradas, debe resistir la gestión de Mossa, debe promover cadetes al plantel, debe mejorar el fondo físico, generar identidad, movilidad, gol, motivar y sorprender al hincha. Debe lidiar con la prensa y la exposición, pero por sobre todo debe ser coherente. El que sea que llegue, ojalá pueda concretar su idea y aproveche esa pequeña brisa de aires nuevos que se respiraron en el primer tiempo frente a Ñublense.

Imagen: Emol
Imagen: Emol

El partido del sábado era de redención, después de vivir dos ciclos muy parecidos con Tapia y Sierra. Dos ciclos con triunfos, pero también con un desgaste fuerte al perder campeonatos que estaban al alcance y, además, la pesadilla de la libertadores, frente a esto los dirigidos por Hugo González tenían la oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva. Al inicio del partido se vio una movilidad que me recordó a la goleada de la patrulla juvenil frente a los mismos de rojo, se sentía una entrega grupal que los hacía moverse hacia el mismo lado como equipo. Reflejo de eso es que a la primera falla del joven Sanhueza, Baeza mete un pique para el relevo y cruce perfecto, después de esa el juvenil no se equivocó más, entendió el mensaje. La conexión se reflejaba también en la sociedad entre Martín y Vilches, que saca un poco al nueve del área, pero que nos hace ver como un equipo. Lamentablemente el segundo tiempo confirmó que el delantero no anda bien, que Valdés está lento y sin chispa, que Rodríguez a pesar de todo lo bueno que trata de hacer no es suficiente, que Fierro sigue siendo el mismo y que el cambio no ha llegado aún. Mejoró Ñublense y volvimos a ser los mismo que hace poco.

A pesar de todo aún hay patria y con el arquerazo que tenemos, los jóvenes ansiosos de gloria como Henry, una columna vertebral con grandes jugadores, pero por encima de todo ese leve aire fresco que corrió en Chillán, el nuevo técnico debe venir a tomar esos chispazos y transformarlos en hogueras de buen juego donde se cocinen los nuevos triunfos. ¡Vamos Cacique!

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?