El Cacique ruega por Matías Zaldivia

Una de las características que tiene Mario Salas en sus equipos es que el equipo no caiga en los pelotazos largos provocados por la presión e intención del rival, sino que construir en base a una secuencia de pases comenzando por el arquero. Secuencia en la que es importantísimo, Matías Zaldivia.

Un modelo que requiere disciplina, orden y, sobre todas las cosas, habilidad. Una salida pulcra en sí es correosa porque necesita de una concentración y resistencia para no perder el balón en campo propio. Desparpajo que no es común de ver en los defensores centrales, que con la nueva norma FIFA son los primeros en fijar a los delanteros rivales a la hora de construir.

Generalmente el prototipo de zaguero que se imagina el hincha es del tipo alto, con una técnica no muy avanzada para lleva el balón en sus pies y atraer a los rivales. Pero eso es obsoleto hoy en día en el mundo del fútbol. El defensor no solo tiene que reventar a cualquier parte. Tiene que ser agraciado para el espectador.

También puedes leer: Las opciones para reemplazar a Julio Barroso

Es por eso que Matías Zaldivia hace falta en el esquema de Mario Salas. Tiene todo lo que necesita un central moderno. Conducción, intuición, pase largo, habilidad y ajetreos que necesita este equipo en la salida. La responsabilidad de salir jugando recae en múltiples ocasiones en Insaurralde que en esta faceta no potencia sus virtudes, sino que al contrario. El segundo gol de Audax Italiano es un pase reiterativo que da el Chaco en los partidos.

El Mati es un futbolista ducho. Releva a sus compañeros. Apoya un ataque. Además, tiene una potente físico para marcar al rival. Características parecidas al Chaco, pero con mejor habilidad del balón.

Descartado ante la UC: Colo-Colo confirmó lesión de Julio Barroso

Deja una respuesta