La evaluación individual de los jugadores de Colo Colo en el partido de ayer

Colo Colo no solo permitió que le dieran vuelta el primer partido, sino que se vio ampliamente superado en la vuelta y perdió como local. El relajo después de ganar el superclásico se notó y se pagó caro.

Evaluamos a los jugadores que dijeron presente ayer, en la escala del 1 al 7. Vamos.

Agustín Orión, (5): Si no fuera por el argentino, el marcador hubiera sido más amplio. Sacó por lo menos dos o tres claras. El mejor del equipo.

Felipe Campos, (3): Intrascendente. Para peor tuvo que abandonar por lesión. Comenzó jugando como lateral diestro y Guede lo cambió de costado para ver si el partido mejoraba. El ‘Murci’ es bien regular, pero se nota mucho cuando no hace buenos partidos.

Matías Zaldivia, (3): Muy en la suya. Coraje, empuje y ganas, pero eso no es suficiente, aunque se agradece. La verdad es que no se vio bien en defensa. Fue superado en varios pasajes del partido. Terminó expulsado sobre el final.

Julio Barroso, (4): Otro que se desordenó. Muchas veces quedó mano a mano con los delanteros de Iberia y pudo repeler varios ataques con buenos cruces. Sigue viéndose inseguro en los balones detenidos rivales. Se notó la ausencia de Meza, quién harto le colabora.

Brayan Véjar, (2): Uno de los más bajos. No llego a cerrar la jugada del 0-1. Se proyectó harto por su banda, pero nunca causó peligro. Pensabamos que iba a tener un renacer después de las primeras fechas, lamentablemente parece que ya no resultó en Colo Colo.

Luis Pedro Figueroa, (3): No pasó nada, ni como lateral, ni como volante mixto. Errático. Es desesperante verlo llegar a área rival y ver que retrocede toda la jugada. Irrelevante. Le pone empeño, es cierto, pero no es solución cuando las cosas están difíciles, al contrario.

Claudio Baeza, (3): Cada salida suya con balón dominado es un dolor de cabeza. Falla mucho cuando hay que generar fútbol, no solo hoy, sino que durante todo este semestre. Cuando el partido estaba 0-2 regaló un balón cerca de Orión, que tuvo que salvar todo. Se nota mucho que el quite no es su fuerte y se ve muy mal sin Esteban Pavez. Es el encargado de los balones detenidos, los que, en su mayoría, son interceptados por los rivales.

Jaime Valdés, (4): No pudo hacer mucho. Intentó hacer daño por izquierda, ganando línea de fondo en más de una oportunidad. Lamentablemente abusó mucho del centro. Sin duda alguna fue el que más intenciones tuvo. Este es el tipo de partidos donde tiene que saber echarse el equipo al hombro por la jerarquía y calidad que tiene.

Carlos Villanueva, (4): Fue el mejor en la ida. Ayer tuvo un buen arranque. Guede lo cargó por derecha y, pese a que le costó adaptarse, a ratos dio salida limpia. Se nota que es un ’10’ por su buena técnica y claridad en la salida. Incluso se podría ver bien apoyando a Valdivia en un hipotético caso. Acompaña bien las jugadas y se nota que tiene buena noción de juego. El problema es que se ‘reventó’ físicamente muy temprano pese a lo joven que es. De todas formas es uno de los juveniles que más ha demostrado en los últimos años. Ojalá que Guede no lo empiece a matar en posiciones que no le acomodan.

Nicolás Maturana, (2): Poco y nada. Probó un par de veces en ataque y se vio obligado a ir a buscar el balón hasta la línea defensiva. Todavía no queda claro si juega de delantero, de 10, de punta o libre. Se ve con pocas ganas. Tiene que creerse el cuento porque malo no es.

Octavio Rivero, (2): Sigue con la cabeza en otro lado. No tuvo una sola clara. Cada vez que había una jugada donde le tocaba aguantar, terminaba en el piso. Si no se enfoca va a perder con los demás delanteros que hay; Nicolás Maturana, Luis Salas, Andrés Vilches e Iván Morales.

Ingresaron:

Nicolás Orellana, (3): Luchador como pocos.  Tuvo la más clara de Colo Colo, pero Jiménez atajó de manera increíble cuando el balón ya se colaba en el ángulo inferior izquierdo del arquero. Más allá no tuvo mayores oportunidades.

Gonzalo Fierro, (3): No pudo hacer mucho. Falló 2 o 3 veces en la salida. Quedó como último hombre y no tuvo mayor protagonismo en el partido.

Benjamín Berríos, (3): Le puso empeño. Intentó juntarse con Valdés y Villanueva. Dos o tres veces quedó solo en el medio, pero sus compañeros prefirieron no entregársela. Tuvo una volea que pasó cerca y que pudo ser el descuento.

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?