OPINIÓN | Chile se cansó: Yo no quería vivir esto

Yo no quería vivir lo que está pasando en Chile desde hace unos días. Con temor escuchaba los relatos de mis abuelos sobre lo que vivieron en dictadura. Como estuvieron sus vidas, en más de una oportunidad, en riesgo. Siempre que lo analizaba, terminaba con el deseo de no tener que pasar por lo mismo que ellos pasaron.

Me equivoqué.

Yo no quería vivir lo que explotó en Santiago y se propagó, con justa razón, por todo el país. Pero me tocó vivirlo. Me tocó vivir las movilizaciones estudiantiles en 2011 por una educación sin lucro. Me tocó vivir el despertar de las minorías sexuales alegando por sus derechos. Me tocó vivir la búsqueda de reivindicación de los pueblos originarios tan basureados por los gobiernos de turno. Me tocó vivir la lucha de las mujeres para acabar con los femicidios y las injusticias del sistema.

Me tocó vivir en gobiernos de derecha e izquierda. Más de lo mismo. Hoy les explotó en la cara una manifestación que todavía no entienden va más allá de la ideología. Es un descontento social transversal.

Me tocó ver como mi abuela tiene que llegar a fin de mes con una jubilación, simplemente, asquerosa. Me tocó ver como a mi madre le han negado una pensión por invalidez (¡unos míseros pesos!) pese a tener ceguera legal. Me tocó ver por muchos años injusticias tras injusticias con gente que debe sacrificarse el triple o el cuádruple que la clase política que dirige este país.

Yo no quería vivir esto. Siempre tuve miedo de que algo así estallara y volver a la época de dictadura. Tenía miedo de ver a los milicos en las calles para levantar sus armas contra el pueblo, en vez de estar enfrentando reales problemas como el narcotráfico o las barras bravas o los femicidios. No quería vivir esto en Chile, pero todos teníamos la sensación de que pasaría más temprano que tarde. Porque la clase política se ha burlado una y otra y otra vez en la cara del pueblo desde el regreso a la democracia. Además, se han encargado de instalar una política del miedo en toda la gente para mantenerlos agazapados.

Pero eso se acabó. El pueblo se levantó. Le están cobrando todas aquellas burlas de todos estos años. Transporte, vivienda, salud, educación. Y se les escapó de las manos. Y no tiene reacción. Y no saben a quién culpar, porque el pueblo no tiene rostro. Y esto se debe a que no conocen la realidad de este país.

Tras largos años, el pueblo chileno se levantó. Y me tocó vivirlo. No quería vivirlo. No quería pasar esta incertidumbre y temor. Pero me tocó vivirlo. Nos tocó a todos.  En este momento, no hay vuelta atrás. La lucha debe continuar.

Por Camilo Vega M.

ver más...

Noticias Relacionadas, ¿las viste?

Deja un comentario